Crisis, ¿por qué no te callas?

Hola,

Vuelvo a abrir este blog solo para quejarme. Quejarme de la crisis. De cómo nos está torturando y menoscabando nuestras ilusiones. Me quejo aquí porque escribir me sirve de desahogo, porque estoy harta de escuchar a la gente decir “qué mal rollo se respira en Madrid”. Porque hasta nuestro Rey se da cuenta de que estar en España da pena. Y porque parece que dentro de poco vamos a vivir la noche de los cuchillos largos, la Gran Noche sobre Madrid y veremos a personas quemarse a lo bonzo a las puertas del Congreso. Y sino, al tiempo.

Poco queda para vernos criticando hasta la existencia de toboganes para niños en los parques. “Qué gasto tan absurdo, juegos para niños, ¿no se dan cuenta de que no hacen falta?”. Porque mientras tengamos ese pensamiento de que “ahora sobra todo” no seremos capaces de mirar hacia adelante.

Esta noche leí un reportaje de Pedro Simón en el diario El Mundo (por favor señores, compren periódicos, vean televisión y escuchen radios). La historia, tan dura, me hizo pasar media noche llorando y pensando en lo mierdera que está la situación y en que a cualquiera de nosotros nos puede dar 8 vueltas la vida hasta dejarnos KO.

Mi discurso no pretende ser pesimista, pero también estoy cansada de leer noticias, que una vez yo creé, sobre la fulgurante huida de jóvenes españoles al extranjero. Sí, se van, todos deberíamos irnos, pero siempre me dijeron que “huyendo del problema no se encuentra la solución” (gracias Ire por esto). Y hoy, el mismo diario que me ha arrancado las lágrimas, me ha encendido la rabia. Yo era una de esas que pensaba irse, abandonar, dejarlo todo y ponerme a limpiar platos en un tugurio barriobajero de un pueblo cercano a Londres. Porque, no nos engañemos, no iba a trabajar en la BBC ni el The Guardian ni en “something like that”. Y porque, sinceramente, me parece echar por tierra años y años de sueños, esfuerzo, lágrimas y miles de euros en una preparación que me sobraría para usar adecuadamente el Fairy.

Sé que he tenido suerte y que me quejo mucho, pero no quiero ver cómo la generación con la que comparto penurias deja España para no cumplir sus sueños. No es lo que queríamos de pequeños y ELLOS no deberían arrebatárnoslos.

Intentémoslo, de verdad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s