Yo también lo hice en el asiento de atrás de un coche

Retomo el blog ante las diversas quejas de mis queridos lectores (véase, mis amigas), que dicen que desde que me he arrejuntado ya no escribo cochinadas. Y lo retomo porque hoy, viendo las noticias, he asistido a un ejercicio de periodismo típico (igual se llama de otra manera, pero ahora mismo no me sale). Sí, ese tipo de periodismo de cuando hace calor sacamos noticias de ¡Madre mía, qué calor hace!, y de cuando hace frío toca contar las bajas temperaturas de la época invernal. Lógico. Pues hoy han mandado al becario de turno a preguntar en las calles de Madrid (curiosamente, en la calle Preciados, donde siiiiempre hacen las encuestas y yo nunca estoy).

La encuesta en cuestión versaba acerca de dónde habían fornicado los jovenzuelos que emigran de sus casas en una edad en la que tienen más canas que pelos en los huevos. Pues lógicamente, querida compañera, en casa de sus padres estando ellos de cuerpo presente, me se torna complicado, asín, hablando en castellano antiguo. Algunos se ruborizaban respondiendo, incluso mi madre, sentada a mi lado viendo el extraordinario ejercicio de periodismo, resoplaba esperanzada de que su hija no apareciera en la caja tonta. Otros contestaban diciendo que lo han hecho en coches, ascensores, BICICLETAS y lugares públicos. Pero todos preferían la cama (si es de los suegros, mejor) para practicar el acto sexual.

Pero sí, ¿quién no lo ha hecho en el asiento de atrás de un coche? Incluso me jugaría la uña del dedo meñique del pie a que alguno que otro lo ha hecho en los asientos delanteros, para darle más emoción por eso del volante y la palanca de cambios, que mola mucho despertarte al día siguiente con las rodillas desolladas por el froti-froti con los cd’s sueltos del coche.

Tengo una amiga, de la que no revelaré su nombre, que al día siguiente de su gesta sexual en el descampado del barrio, me mandó una foto en la que aparecía su hombro (SU HOOOOMBRO!!!! wtf??) lleno de heridas. Yo, que soy muy básica, no entendía cuál era la postura elegida por mi compi para llegar a tener esas magulladuras en una parte que, a priori, creo que no debería rozar ninguna parte del utilitario.

Sea como fuere, desde aquí animo a todos a que os compréis una casa (yo no lo haré) para que no os pasen cosas como esta.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s