Te lo follas a tu gusto

Dicen que soy muy burra y a veces me paso de cerda escribiendo estas cosicas. Ay, cómo me gusta. Pero me gusta más tener las amigas que tengo porque en lugar de animarnos mascullando las típicas frases hechas, somos capaces de sacarnos una sonrisa socarrona hablando de nuestros mugrientos encuentros con los hombres.

Los hay de todos los tipos, colores y sabores. No me voy a poner a enumerar porque paso. Pero seguro que nunca habéis conocido a un chico que se estudie la Wikipedia para aprender las labores del inframundo femenino.

Yo tampoco he tenido ese gusto. Me lo quitaría de encima en cuanto le viera sacar la chuletilla con los pasos a seguir para adentrarse en el bosque (bosque en sentido figurado, que TODAS las mujeres estamos exquisitamente podadas, exquisitamente eh?). No sé, uggg, me da repelús pensar que alguien se haya estudiado eso. Qué tiempos aquellos en los que te ponías una peli porno para imitarles, con esos pechotes, esas venas ahí a punto de explotar. ¡Todo TAN real! Yo es que soy más de labores de investigación. Nunca está demás descubrir cosas nuevas.

El caso es que el otro día, entre coca-colas, tintos de verano y tés con leche (puuaaaag) tuvimos un acalorado debate sobre si el dedo tiene que estar dentro o fuera de la vulva femenina en lo que a preliminares se refiere. Una de mis fuentes de información sexual enseñó a un jovenzuelo a que el dedo NO debe introducirse, sino que tiene la labor de estimular el clítoris y nada más, que para el mete-saca ya está el pene. Y que no merece la pena que un tio te meta el dedo pensando que la mejor forma de estimular es meter y sacar como si estuviera llamando al timbre. No señores, no hay un botón al final, indagar un poquito, que igual encontráis oro.

Otras pensamos que depende de la forma de utilizar el dedo pues mejor dentro que fuera. Es como todo, si se sabe utilizar, mejor dentro. Y como una amiga fisio-osteópata siempre sabe de esas cosas, nos hizo gestos con dos deditos emulando la forma de encontrar el punto G femenino (adjunto vídeo de regalo, para que os informéis). De todo hay que saber en esta vida amigos, de todo hay que saber.

Y como nunca nos cansamos de saber cosas nuevas, otra de mis petunias anda enamorándose de un hombre casado, con hijos y en silla de ruedas. Diréis, joder, lo de la silla de ruedas da igual, ¿cómo eres así? Pues sí, claro que da igual, el problema es que está casado. Y nosotras, como somos muy inteligentes, le sacamos partido a cualquier dificultad. ¿Que está en silla de ruedas? No pasa ni media. Te lo follas a tu gusto. No hay ningún problema, es más, todo son comodidades. Te puedes poner de frente, de espaldas, de lado… encima tienes los reposa brazos para hacer que los movimientos sean menos torpes y, a la vez, pones a tono esa flacidez de los brazos que ya se va notando.

Menos mal que, aunque le dimos todos estos consejos, su enamoramiento será pasajero y habrá otros cuantos a los que tendremos que enseñar las ventajas del follar. Mientras tanto, seguimos esperando con nuestros pechotes bien apretados a ver si alguno pica, pero oye, no hay manera.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s