Siempre hay un roto pa’ un descosío

¿Alguna vez os han dicho eso de “no te preocupes, siempre hay un roto pa’ un descosío”? O el típico, “no te preocupes, si hasta fulanita de tal, que es muy fea, ha encontrado a uno, si ella lo ha conseguido…”. O “hija mía, ya va siendo hora de que se te conozca varón, no crees?” También uno muy socorrido es : “pero con ese cuerpo y esa cara, cómo es que estás soltera?”. Pues hijo mío, muy fácil: porque no tengo novio!!!! Hoy mismo me lo comentaba una amiga. No sé por qué familiares y amigos se empeñan en hacernos sentir así de mal.

Las reuniones familiares son un peligro cuando lo dejas con tu pareja. Siempre está la tía cabrona que no va a parar de preguntar por qué te ha dejado o por qué has decidido acabar con la relación. Menos mal que tu madre siempre está atenta a todas las jugadas y siempre tiene alguna contestación coherente y cortante que aleja todas las preguntas de tu querida y odiada (durante unos instantes) tía.

Sin embargo, existen otro tipo de reuniones familiares que, a mi personalmente, me encantan. Esas cuando te van a presentar a tus suegros o a otros familiares muy cercanos. Una fuente amiga me contó su experiencia, y creedme cuando digo que creo que puede ser la mejor de las presentaciones. Al parecer, su compañero de viaje tenía un tremendo fusil entre las piernas, cosa que la madre, claro, tenía que saber porque digo yo que durante su niñez le cambiaba los pañales y vería cómo el niñito y su tremendo fusil iban creciendo. Pues bien, cuando llegó el gran día de conocer a sus progenitores, su madre, muy fina ella le dijo: “y qué, estarás contenta con lo que te has llevado no?”. Claro, ella pensaba, cómo no voy a estar contenta si es lo mejor que me ha pasado en la vida, es atento, cariñoso… bla bla bla, y más cosas románticas. Pero a lo que la madre se refería era a si estaba contenta con el fusil incendiario que colgaba entre las piernas de su hijo.

Así que, ni las reuniones familiares son tan malas ni tan buenas, hay que saber disfrutarlas en cada momento para luego poder reirte y criticar a esa suegra o a esa tía que se sobrepasaron con sus comentarios. Pero, como se dice, siempre hay un roto pa’ un descosío.

Anuncios

Un comentario en “Siempre hay un roto pa’ un descosío

  1. Jajaja que bueno, lo de las reuniones familiares con la tia “cabrona” tambien nos pasa a los chicos…. aunque se dan casos en los que tu madre no corta el tema, si no que mete mas leña al fuego jajajaj

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s