Consejos para que tu noche no sea una pesadilla

Desde hace un tiempo vengo experimentando, en ciertas ocasiones, el infortunio de las flechas de cupido (cupido, o quien sea que las lance). Este maravilloso angelito de tez rosada y alas muy cucas me envió, no se si por suerte o por desgracia, algunos personajes dignos de calificar. Lo que  ahora voy a relatar espero que no hiera a nadie, tomarlo como un consejo chicos aventureros que no mojan en la primera noche porque voy a escribir no sólo de mis experiencias personales, sino también las que llegan a mis oídos.

Situación: una discoteca cualquiera, tres de la mañana y cierto grado de alcoholismo. Un chico se acerca a una chica y le dice “Ey guapa, vaya tetas tienes no?”. ERROR! Nunca hay que decirle eso a una mujer. Las chicas con pechos grandes, medianos o pequeños a lo mejor no están conformes con su talla de sujetador, a lo mejor no son la persona que estáis pensando o simplemente, quieren que se las mire a los ojos. A lo que también tengo que añadir: hombres obscenos que os creeis que por mirar a las tetas vais a sacar petróleo: a las mujeres nos gusta que nos mireis los pechos, porque es verdad, nos gusta y por eso llevamos escote, pero si estás hablando conmigo 10 minutos, no te tires 9 minutos y medio mirandome las tetas porque te estás ganando una buena bofetada (y más de uno se la ha llevado). Las tetas son carne, CARNE, no hacen nada, pesan, a veces molestan y duelen. Nos gusta que nos mireis a los ojos. Es más, muchas mujeres preferimos el tonteo con la mirada, un mordisquito en el labio o un buen tema de conversación porque sin nos mirais fijamente a los pechos lo único que pensaremos es: mira, otro gilipollas salido que sólo piensa en follar. Así que ya sabéis, regla número 1: mirar a los ojos, no a las tetas.

Situación: dos amigos en un coche. ¿Quién no se ha encontrado nunca en apenas dos metros cuadrados de automóvil pensando: me besará, lo haré yo, y si no quiere, me bajo ya? Creo que todos hemos pasado alguna vez por esa situación y, a veces, resulta un poco incómoda. Por partes. Si alguien tu amiga te lleva a casa, tu llevas a casa a tu amiga y la conversación se excede más de 5 minutos, empieza a plantearte que el tio quiere tema. Principalmente por dos cosas: una, un tio siempre tiene prisa: o ha quedado con los amigos, o tiene que llegar a casa porque vive muy lejos y le da pereza, o porque se está cagando. Y dos: si no le gustas es el primero en despacharte del vehículo con un “bueno, a ver si nos vemos otro día”. Si esa conversación se prolonga más allá de los 5 minutos la situación se empieza a poner seria. Habrá miradas de tensión, miraditas y las mujeres pensamos “joder, se lanzará este ya o tengo que ser yo?” Queridos machos ibéricos, si una mujer se os tiene que lanzar en un coche es que sois un poco lelos. Las mujeres, si no queremos nada con el susodicho, nos bajamos del coche enseguida, dos besos y ala, si te he visto no me acuerdo. Pero los hombres esperáis, y esperáis y buscáis la forma de que los labios se crucen. Pues hijos míos, si os hacéis tanto de rogar al final la chica se bajará del coche y os dará con la puerta en las narices. Conclusión: actúa rápido, si quieres tema demuéstralo y si no lo quieres, también, no estamos para perder el tiempo.

Si hay algo que las mujeres odiamos (y en este caso hablo de mi en concreto) es la soberbia con la que algunos hombres llegan a sus citas. Es absoluto odio lo que me hacéis desprender cuando os creeis tener seguro que esa noche vais a mojar. Es más, causáis el sentimiento contrario. Las mujeres somos muy cabezonas y si venís así os vamos a decir rotundamente NO! A no ser, eso sí, que a la chica le de exactamente igual lo que el hombre piense. Pero doy fe de que en más de una, de dos y de tres ocasiones, la soberbia del “macho alfa” ha sido la causante de que esa noche no se gaste un condón de la caja. Conclusión: ser cuidadosos y no demostrar que estáis deseando follar, por favor, porque las mujeres nos sentimos un objeto y normalmente, la espera tiene sus recompensas.

Mañana seguiré con los secretos de alcoba y esas situaciones graciosas o incómodas en la cama!

Espero que os haya gustado y aprendáis un poco de lo que pensamos las mujeres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s