No se si reír o llorar

Me siento a escribir sin tener nada que contar. Pero a medida que miro páginas y páginas y leo blogs de colegas de profesión algo se me va ocurriendo en mi pequeño cerebro, del que dicen que sólo utilizamos un 21%. Así que voy a darle a la cabeza (poco, que si no me explota) y voy a escribir lo primero que se me ocurra.

La actualidad del día ha venido marcada por el rescate financiero a Irlanda. Aunque llevamos varios días escuchando y leyendo ese nombre de país que recuerda a un enanito verde y pelirrojo, lo cierto es que hoy el primer ministro irlandés, Brian Cowen (que no es ni enanito ni pelirrojo, aviso) ha anunciado sus drásticas medidas para poder hacer frente a la que se le viene encima. Si la semana pasada sus colegas de gobierno le avisaban de que tendría que convocar elecciones anticipadas en enero (y así lo ha hecho), hoy, y para que el FMI le otorgue esas ayudas que necesita, ha explicado en rueda de prensa las medidas que se van a tomar: de primeras se carga a casi 25.000 funcionarios. Un dato bastante relevante si se tiene en cuenta que un país con una población de 4,5 millones de personas está dando trabajo en las instituciones públicas a más de 360.000.

Hace tiempo, en clase de periodismo internacional en la Universidad, vino a darnos una charla sobre la Unión Europea el jefe del Gabinete de prensa de la UE en Madrid (no me acuerdo de su nombre, disculpen las molestias). El caso, lo más relevante que nos dijo (y quizá lo que más me llamó la atención) fue el número de funcionarios que trabaja para la Unión Europea: 30.000 personas. Algún compañero le preguntó que si no le parecía excesivo ese número de personas que tenemos que pagar entre todos, a lo que el hombrecillo (con un acento inglés bastante soporífero) respondió: “hombre, si tienes en cuenta que esos 30.000 funcionarios trabajan para 27 países, pues no, no me parece excesivo. Madrid, tan sólo Madrid, cuenta con 100.000 funcionarios para algo más de 5 millones de personas, ¿Tú crees que eso es normal?”, le preguntó. Mi compi se quedó mudo y todos resoplamos.

La verdad, que yo cada vez que veo los teletipos me deprimo más. Leas el diario que leas, veas la televisión que veas es la misma mierda en todos los sitios, pero en distinto formato, eso si. No se a que coño están jugando los políticos, banqueros o quien se deba encargar de pintar billetes para que todo vaya mejor. Desde luego, desde que se lo que significa deuda soberana, riesgo país, crisis económica, deflación (que no felación), déficit y su puta madre en bolas, estoy más deprimida.

Por otro lado, Portugal está en huelga, en huelga de verdad, esas huelgas en las que se paraliza el país, se cancelan transportes y se joden los que mandan, aunque digan que la huelga no la ha secundado mucha gente, que el consumo eléctrico no ha bajado… bla bla bla! Gilipolleces! En Londres los estudiantes la vuelven a liar parda manifestándose por la subida de las tasas universitarias. En Francia cambian de gobierno. En Nueva Zelanda se mueren mineros. En Corea se lanzan bombas… ¿Y en España?  Ah si! Que Zapatero se va a reunir con las 30 grandes empresas del país! UOOOOOOOO! ¿Y qué coño haces con eso, querido? Mejor sería que les dijeras a esas 30 empresas que den trabajo a los jóvenes, que al fin y al cabo seremos los gilipollas que te pagaremos el sueldo vitalicio que te queda por haber sido presidente del Gobierno.

Anuncios

3 comentarios en “No se si reír o llorar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s